Introducción a las Leyes Noajidas

1. Di-s quiere al Hombre como un socio en el perfeccionamiento de la creación. Sin embargo, el hombre no siempre ha estado a la altura de su papel. La historia desde la creación de Adán a Noé es mortal y de divina tensión. Finalmente, Di-s "reinicia" la creación con Noé como el progenitor del nuevo mundo. A Noé fue confiado no sólo el nuevo mundo, sino también las siete leyes divinas que comunican las expectativas de Di-s para el mundo.
2. En el Sinaí, Di-s entregó la Tora al pueblo judío, confiándoles 613 mandamientos divinos. Al mismo tiempo, afirmó Di-s por medio de Moisés que las 7 Leyes de los Hijos de Noé todavía aplican a toda la humanidad.
3. Por tanto, la Tora es una revelación divina, no sólo para el mundo judío, sino también para el mundo no judío con respecto a las 7 Leyes de los Hijos de Noé.
4. Aunque la creación del mundo y la entrega de la Tora fueron actos de amor, esto no excluye el papel de la ley.
5. Las mitzvot - mandamientos divinos - dan forma y dirección a nuestras expresiones de amor y adoración a Di-s, mientras que también nos informan el deseo de Di-s para con nosotros.
6. Aunque las 7 Leyes de los Hijos de Noé son una parte fundamental del pensamiento judío, no han sido discutidos ni enseñado mucho en los últimos 1.800 años. Esto es en gran medida el efecto de la persecución y la creación de guetos, que limitaron las interacciones con los no-judíos y también por las restricciones impuestas sobre el estudio y la enseñanza de la Tora.

Judíos & No-Judíos

El judaísmo no es indiferente a los No-Judíos, ni es distante a las necesidades espirituales del mundo en general. Durante los últimos 2000 años, sin embargo, estas cuestiones no podían ser discutidas de una manera significativa. Es sólo recientemente que la comunidad judía ha sido capaz de discutir libremente la visión de la Tora en el mundo. No es una visión para Judíos solamente, sino más bien una visión para toda la humanidad. En el Sinaí la Tora fue revelada y se le dio al pueblo Judío. Se selló el pacto entre el pueblo Judío y el Creador del universo. Sin embargo, el pacto del Sinaí no fue ni el primero ni el único entre Di-s y el hombre. Esto lo encontramos dentro de la misma Tora, donde afirma que Di-s estableció pactos con Adán y, en particular, con Noaj. Estos pactos originales aún perduran hasta hoy y se aplican a toda la humanidad. En este sentido, la Tora establece dos relaciones ideales con Di-s. Una de ellas es la del Judío, conocido como el judaísmo, que se rige por la alianza del Sinaí. El otro es el de los gentiles, regido por los pactos de Noé y Adán, conocido en conjunto como el pacto de Noaj.