Introducción

Para judíos, las leyes de muerte y sepelio son dadas en tremendo detalle.Muchas de estas leyes son rabínicas, y aun así afirmadas en valores y creencias expresadas en la Torá escrita. Creencias como las de la naturaleza del cuerpo y del alma, fe en la eventual resurrección, el más allá, etc A diferencia de los judíos, los noajidas no tienen ningín mandamiento específico sobre cómo tratar con el fallecido. Sin embargo, las declaraciones de valor y creencias halladas en la Torá escrita (sobre las cuales se basan muchas leyes judías) aplican igualmente para noajidas. Por lo tanto, aunque los noajidas no tienen deberes religiosos específicos con sus difuntos, sus acciones están conformadas y guiadas por los valores y creencias de la Torá. Aunque haya muchos versos y episodios en el Tanaj que insinúan prácticas para noajidas, estos ejemplos no crean ninguna obligación real. Las muchas referencias del Tanaj a entierros y al tratamiento de los difuntos se discuten ampliamente en la literatura de la Torá; sin embargo, una exploraciín y explicación completas de estas referencias requerirá mucho más que una (o incluso varias) lecciones escritas. Solo proveeremos un resumen de los problemas aquí y dejaremos algunas preguntas específicas para la clase al vivo.

Autopcia y Retrazas el entierro

Las autopsias son generalmente prohibidas bajo la práctica judía por las razones que hemos mencionado antes. Aunque no sea prohibida para noajidas, las autopsias se llevan a cabo en contra de los valores de la Torá. Las autopsias deberían desalentarse a no ser que haya una razón específica o de gran necesidad.

Retrasar el Entierro:
Es prohibido para los judíos retrasar un entierro por cualquier razón. Sin embargo, retrasos necesarios por causa del difunto y su honor son permitidos. Mientras que esas leyes no aplican para los noajidas, no es respetuoso para con el difunto permitir que siga sin ser enterrado por ningún periodo no esencial de tiempo.

Embalsamar

Di-s, en su sabiduría, ha designado que el cuerpo humano sea devuelto a su fuente tras haberlo dejado el alma. Embalsamar es una corrupción de este designio y no se considera respetuoso para con el difunto.

Cremación vs. Entierro

No hay prohibición alguna de cremar para los noajidas; sin embargo, la cremación es la destrucción de la obra de Di-s y debería desalentarse.
Enterrar permite que el cuerpo se descomponga de acuerdo con el designio de Di-s. Este proceso es facilitado por el uso de un ataúd que también es biodegradable. Muchas casas funerarias ofrecen ataúdes de madera lisos (generalmente vendidos como ataúdes tradicionales judíos) que se rompen con el tiempo o se perforan para permitir que el cuerpo decaiga y regrese a la tierra.
Los noajidas no pueden ser enterrados en cementerios judíos (esta es una prohibición del lado judío; no es permitido enterrar a no judíos en cementerios judíos). Enterrar en otros lugares es permitido.

Servicio Funebre

No hay un servicio establecido para funerales noajidas. Esta es una de un número de áreas en las que el Noajismo requiere desarrollo. Para mantenerse en línea con la ideología de la Torá, se sugieren los siguientes principios:
- El servicio no debería de forma alguna permitir la negación de la condición real de la muerte. Esto no es saludable y tiene consecuencias de larga duración.
- El servicio debería permitir un luto abierto y lloro por el difunto. Las expresiones de duelo son excepcionalmente importantes por razones espirituales y psicológicas. Un luto no expresado o resuelto es una emoción muy venenosa, produciendo resultados inesperados (y, a veces, incluso religiones enteras).
- El elogio al difunto por parte de las personas que se encuentran en el funeral,es importante porque abre los corazones de los presentes y honra al fallecido.
- El funeral debería ofrecer la posibilidad de cierre, perdón y, para los presentes, de enterrar el hacha con el fallecido.
- Por un número de razones que se discutirán en la clase al vivo, se debería desalentar el abrir el ataúd en los funerales.

El Duelo

En el mundo judío, el duelo es un proceso altamente desarrollado, creado para asegurar salud espiritual y emocional. Sus detalles son obligatorios y envuelven muchos elementos muy formales. Los noajidas no tienen tales obligaciones o costumbres de luto. Esta es otra área que requiere desarrollo. Deberíamos notar, sin embargo, que los noajidas en tiempos tempranos observaban un periodo determinado de duelo:
Pues en otros siete días, Yo hará que llueva sobre la tierra por cuarenta días y cuarenta noches, y Yo borrará todos los seres vivientes que He hecho, de la faz de la tierra.
El Talmud, Sanhedrín 108b explica que el diluvio se retrasó por siete días para permitir duelo por el justo Matuselah. Como escribe Rashi: Por otros siete días
Estos son los siete días de duelo por el justo Matuselah, por quien el Santo, bandito sea, mostró honor retardando el castigo. Si se calcula la cronología de Matuselah, se encontraría que falleció en el año seiscientos de la vida de Noé.
Los noajidas ciertamente tienen un precedente sólido de este verso para observar siete días de luto por sus fallecidos.