Aborto en las Leyes de Noé

Aborto cae bajo la categoría de asesinato dentro de las leyes de Noé. En la ley judía, también está prohibido el aborto. Sin embargo, los datos y las fuentes de las prohibiciones son diferentes. Están tan diferenciados que mediante el estudio de las leyes judías de aborto, es posible llegar a la conclusión de que matar a un feto no es un asesinato para los Noajidas. El Talmud, sin embargo, nos enseña que esto no es así. Rabbi Yishmael hace una observación en el siguiente versículo:
El que derrama la sangre del hombre; por otro hombre será derramada su sangre.
En hebreo, esta es una construcción extraña:
Shofeikh dam ha-adam ba-adam damo yishafeikh
Es ambiguo, capaz de tomar una coma en dos lugares posibles. La primera posibilidad es:
Shofeikh dam ha-adam,ba-adam damo yishafeikh Puntuada como esta manera, el verso da la traducción que hemos dado anteriormente. Sin embargo, una diferente puntuación da un sentido totalmente diferente: Shofeikh dam ha-adam ba-adam, damo yishafeikh El que derrama la sangre de una persona que está dentro de una persona, su sangre será derramada.
En relación a esto el Talmud Señala:
Ellos [los sabios] dijeron en nombre de Rabí Ishmael: "Los Noajidas son responsables de matar a un feto. ¿Cuál es la razón de Rabí Ishmael? Porque dice en el versículo: El que derrama la sangre de una persona que está dentro de una persona, su sangre sera derramada '¿Qué es un Persona que está dentro de una persona? 'Se podría responder que se trata de un feto."
La Halajá, la ley de la Tora, sigue la opinión de Rabí Ishmael y los sabios. Maimónides reglamenta como tal, lo siguiente:
Un gentil que mata a cualquier alma, incluso un feto en el vientre de su madre, se ejecuta con pena por su muerte.

¿En qué punto se encuentra Prohibido el Aborto?

Los debates políticos y religiosos contemporáneos sobre el aborto han articulado la definición de la vida embrionaria / fetal. Este factor es el más importante, sin embargo, de ninguna manera exclusiva, en la configuración del enfoque de la Tora sobre la cuestión.
El Talmud indica en muchos lugares que el embrión no tiene la condición de un "feto" o un ser vivo durante los primeros 40 días después de su concepción. Más bien, el embrión se denomina mayim bealma, "únicamente líquido." Esta es la halajá y refleja un principio general de que la ley de la Tora no se ocupa de lo que es microscópico o apenas visible. En esta etapa de su desarrollo, el embrión no tiene existencia halájica, práctica, por lo tanto, una mujer judía que aborta en esta etapa no debería estar sujeta a la impureza descrita en Levítico 12: 2-5. Además, las impurezas espirituales (tumah) asociadas con los cadáveres no son asignados a un embrión abortado en esta etapa. Este hecho permite la posibilidad de aborto durante los primeros 40 días.
Sin embargo, la vida no es tan simple - después de todo, es la más grande creación del Santo. El Beer halajot Gadolot, uno de los códigos más antiguos y más importantes de la ley de la Tora, dictamina que un Judio puede transgredir el Shabat en aras de salvar una vida por nacer, incluso durante sus primeros 40 días.
El Beer Halajot Gadolot obviamente considera el embrión "lo suficientemente vivo" para permitir a un Judio a transgredir el Shabat en su nombre. Parece que existen diferentes definiciones de la vida para los diferentes efectos de ley de la Tora.
Durante los primeros 40 días después de la concepción de un embrión:
• No es considerado vida para las leyes de abortos involuntarios,
• No se considera vida para las leyes de las impurezas causadas por los muertos,
• Se considera vida lo suficiente como para justificar la violación de Shabat con el fin de salvarlo.
Debemos preguntarnos: ¿Dónde está el umbral de la vida por el bien de la prohibición del aborto? Este es un tema de amplia discusión.
Algunos poskim han tomado un enfoque muy simple: si se nos permite violar el Shabat para salvar al embrión, debe estar prohibido abortar el embrión en ese momento. El Javat Yair escribe que no tiene sentido para los Judios que se les permita a violar el Shabat para salvar una vida que podrían interrumpir voluntariamente. Sin embargo, las razones para permitir la violación del Shabat por la vida del embrión, pueden ser más matizada.
Rashi escribe que la prohibición de vender a alguien en servidumbre involuntaria se aplica incluso a un niño no nacido. Sin embargo, el feto carece de estatus humano completo. ¿Por qué entonces esto se debería incluir en esta ley?
Ya que, el niño, por una cuestión de eventos naturales, que inevitablemente será plenamente humano, debe ser tratado plenamente como humano, incluso en este momento de su desarrollo. Rav Issar Yehudah Unterman propone que esta lógica también subyace del permiso del Beer halajot Gadolot para guardar un embrión durante sus primeros 40 días. En otras palabras - el ahorro de una potencial vida (un embrión durante sus primeros 40) es suficiente para justificar la transgresión judía de Shabat.
De acuerdo con este entendimiento, el feto no es real, sin embargo, sólo la vida potencial durante sus primeros 40 días. La tesis de Rav Unterman tiene un importante apoyo en la literatura anterior, así como de poskim posteriores.
La implicación de este enfoque para los Noajidas es importante. Desde esta discusión del Talmud sobre la prohibición del aborto para los Noajdias, queda claro que los Bnei Noaj sólo son responsables de la toma de la vida embrionaria real, no de la potencial vida embrionaria. Esto se indica mediante el término "una persona dentro de una persona" - uno sólo es responsable cuando la vida del feto es comparable a la de la madre. Por lo tanto, puede que no haya prohibición del aborto para un Noajida durante los primeros 40 días después de la concepción.
Sin embargo, la explicación de Rav Unterman no es aceptada por todos los poskim. Solo este argumento, no es suficiente para permitir el aborto durante los primeros 40 días. Sin embargo, es un factor significativo cuando se combina con otras preocupaciones atenuantes.

El Aborto Cuando la Madre está En Peligro

¿Cuando la vida o la salud de la mujer se pone en grave riesgo por el embarazo, se puede terminar el embarazo? Hay una serie de factores a tener en cuenta, cuatro de los cuales son especialmente importantes:
II Reyes 5: 14-19 registra que Naamán (una Noajida) pregunto a Eliseo si había cometido una transgresión al visitar a su amo, el rey de Aram. El rey había puesto su mano sobre Naamán, que le obligó a inclinarse ante un ídolo. Eliseo respondió: "Vete en paz." El Talmud, Sanhedrín 74b explica que la pregunta de Naamán era si debía haber dado su vida en lugar de transgredir. Después de todo, el rey tuvo que forzar Naamán con sus propias manos. Si Naamán se hubiera resistidi por completo, habría estado arriesgando su vida! La respuesta de Eliseo, "vete en paz", indica que Naamán no hizo nada malo. A partir de este incidente El Talmud aprende a priori que un Noajida no tiene la obligación de dar su vida en lugar de transgredir ninguna de sus leyes. Por lo tanto, un Noajida debiera tener permitido cometer un asesinato para salvar su vida. Por este razonamiento, el aborto está permitido para salvar la vida de la madre (sin embargo, sólo la madre debería llevar a cabo el aborto, no otra persona). El problema con esta línea de pensamiento es que el asesinato puede ser la excepción a esta regla. El Talmud, Sanedrín 74a afirma como un hecho lógico que "la sangre de nadie es más roja que la de otro." En otras palabras: no hacemos comparaciones relativas en cuanto a los valores de la vida de los individuos. Maimónides profundiza en esta idea en lo que respecta a Judios en Hiljot Yesodei HaTorah, Cap. 5. La Parashat Derakhim señala que Maimónides considera este concepto como un principio universal, aplicable a los Judios y no Judios. Esta interpretación de Maimónides es corroborada por el Talmud de Jerusalén, Shabat 14 y Avodá Zarah 2: 5. Ellos ven claramente esta idea como un principio lógico de aplicar a toda la humanidad. Suponiendo que esto es así, a una mujer no se le permitirá abortar (asesinato) del feto para salvar su propia vida. Sin embargo, Maimónides, en la discusión de las leyes de Noé, escribe lo siguiente: Un gentil que se ve obligado por otra persona a violar uno de sus mandamientos está permitido transgredir. Incluso si se ve obligado a adorar falsos dioses, él puede adorar a ellos, a los gentiles no se les manda santificar el nombre de Di-s. Sin hacer distinciones, Maimónides permite a los Noájidas transgredir cualquiera de las leyes de Noé, cuando su vida está en peligro. Muchas autoridades rechazan la opinión de la Parashat Derakhim basada en este pasaje, que sostiene que los Noajidas pueden cometer un asesinato en lugar de sufrir la muerte (por lo tanto, permite el aborto para salvar la vida de la madre). El Sefer Mitzvot HaShem y otros poskim contemporáneos han sugerido un compromiso de tipo. En la sección citada anteriormente Maimónides sólo escribía acerca de que si o no los Noajidas tienen la obligación bíblica de dar su vida en lugar de transgredir. Es por esto que escribe "... a los gentiles no se les manda santificar el nombre de Di-s". Sin embargo, Maimónides en Hiljot Yesodei HaTorah enseña que hay una razón lógica, sin embargo, no bíblica para que los Noajidas den su vida en lugar de hacer un asesinato. Muchos poskim están de acuerdo con la Parashat Drakhim. Sea o no un Noájida, debe morir antes que cometer un asesinato. Si ellos fueron castigados por derramar la semilla, entonces esta prohibicion puede aplicarse hoy incluso a los Noajidas. Sin embargo, si se debió a "creced y multiplicaos", entonces no es relevante para los Noajidas de hoy.
Otra cuestión en función de esta pregunta es la permisibilidad de la masturbación masculina. Si la prohibición es sólo debida a despreciar "Sed fecundos y multiplicaos", la masturbación masculina entonces podría ser permitida para los Noajidas. Sin embargo, si se trata de una prohibición independiente de derramar la semilla, entonces la masturbación masculina está específicamente prohibida.
Tosafot en Sanhedrín 59b toma el último enfoque: Er, Onán, y la generación del diluvio fueron castigados por despreciar "Sed fecundos y multiplicaos", por lo tanto, esta obligación no se aplica a los Noajidas de hoy.
Sin embargo, Najmanides sostiene que derramar la semilla es una prohibición independiente de "Sed fecundos y multiplicaos". Todos los otros Principales Rishonim (Rashba, Ran, Ritva y otros) coinciden con él. Esto significaría dos cosas:
1) El coitus interruptus es una forma prohibida de la anticoncepción, y 2) Queda prohibida la masturbación masculina.
Por consiguiente, cualquier forma de anticoncepción que desperdicia la semilla debe prohibirse. Esto impediría el uso de condones. El mismo razonamiento también prohibiría las relaciones sexuales con una mujer que es infértil. Sin embargo, hay otro factor a considerar.

Resumen de la lección

1. Durante los primeros 40 días después de la concepción, todos coinciden en que la "vida" del embrión es marcadamente diferente que después de los 40 días.
2. Por lo tanto, en un caso de riesgo médico aún no letal para la madre, el embarazo puede ser terminado en esta etapa. Otras situaciones (violación, incesto, riesgos médicos para el feto, etc.) también pueden permitir el aborto en esta etapa. Sin embargo, deben ser tratados por un posek competente.
3. Después de 40 días, el aborto del feto se considera asesinato en la ley de Noé.
4. Si la vida de la madre está en peligro por el feto durante este período, el aborto puede ser permitido. Esto es porque el feto se considera un rodef, un perseguidor.
5. En los casos de complicaciones médicas para el feto o de otros factores (como la violación, el incesto, etc.) un posek debe ser consultado. Por lo general, cuanto más avanzado está el embarazo, mayor deben ser los riesgo para permitir la interrupción. Si se determina médicamente que el feto no va a vivir durante 30 días después del nacimiento, el aborto también puede ser permitido.
6. Para los Noajidas, existe incertidumbre en cuanto a quién puede matar a un rodef. Si es posible, la madre debe a sí misma utilizar métodos químicos o farmacéuticos (bajo la guía estricta y la asistencia de un médico) para interrumpir el embarazo cuando lo permita.
7. Si el médico debe terminar activamente el embarazo (es decir embriotomía), es mejor que la madre utilice a un judío en lugar de un médico no judío.
8. Una vez que la cabeza ha salido desde el vientre, el bebé no puede ser dañado en cualquier forma.